VIEJO AMIGO

Durante mucho tiempo fuiste mi resguardo favorito y resulta inverosímil que, a pesar de los años y daños, regreses a mí durante las noches en que siento que por alguna razón me debilito.

No te necesito, no me malinterpretes. Sin embargo, en días accidentados como estos, tu recuerdo me alimenta y aunque no te des cuenta, aún apaciguas mis tormentas.

Como una ola del mar que llega y rápidamente se va. En eso se ha convertido tu recuerdo viejo amigo y creo que es injusto que no supieras que al igual que tú, yo también te llevo conmigo.  

Otras publicaciones

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s