El puquio Pt. 1

Jeremías se encontraba en el bus junto a su padrino Don Gerardo. Corrió las cortinas de la ventana a su lado derecho y notó que comenzaba a amanecer, el cielo se tornaba cada vez más claro y el paisaje era visible. Se sintió maravillado de poder ver a lo lejos unas enormes montañas que se extendían a lo largo de todo el camino. En algunas ocasiones aparecían unas pequeñas casas o personas caminando a un lado de la carretera y sonrió al ver un grupo de ovejas que únicamente había visto en estampitas de su colección de animales y en fotos. Sintió curiosidad por saber la hora e intentando no despertar a su padrino, buscó entre sus cosas a Albert Einstein; un robot de color verde, con cara en forma de casete antiguo y ruedas en lugar de pies a quien Jeremías le había puesto ese nombre por ser un robot demasiado listo.

Jeremías dudó en si debía encender o no a Albert. Temía despertar a su padrino y a los demás pasajeros. Sin embargo, tenía muchas ansias por conocer la hora pues su padre le había dicho que a las 8 de la mañana llegaría finalmente al pueblo en donde lo esperaba su querido y divertido primo mayor Ramiro. La curiosidad que sentía era exageradamente grande y tras observar un buen rato a Albert, lentamente presionó la mano derecha del robot quien al encenderse emitió un sonido agudo similar a una interferencia de radio y enseguida entonó: ¡Buenos días! Son las 6 y 15 de la mañana ¿Estás listo para empezar tu día?

Don Gerardo se despertó estrepitosamente, inclinó su asiento hacia adelante y preocupado observó enseguida al niño. Vio que se encontraba bien y le preguntó de dónde provenía ese ruido. Jeremías un tanto asustado le dijo que se trataba de Albert, su robot inteligente. Intentó explicarle a su padrino que sólo deseaba conocer la hora, pero fue interrumpido por Albert quien nuevamente preguntaba: ¿Estás listo para empezar tu día?

—Es mejor que lo apagues. Despertará a todos dentro del bus. —Dijo Don Gerardo volviendo a reclinar su asiento para continuar durmiendo.

—Estoy listo. Siempre listo. —Respondió Jeremías temeroso acercando a Albert a sus labios.

Don Gerardo volvió a abrir los ojos y observó con asombro a su ahijado. Le había pedido que apagara al robot. En lugar de ello, parecía ser que estaba jugando con él.

—¡Muy bien! ¡Esa es la actitud! ¡Hoy tendremos un excelente día Jeremías! —Exclamó Albert.

Algunos pasajeros comenzaron a chistar y a pedir que hagan silencio. Algunos otros comenzaban a conversar y el silencio que reinaba dentro del bus se disipó.

—¿Porqué no lo apagas como te lo pedí? —Preguntó con curiosidad Don Gerardo.

—Hoy tendremos un excelente día Albert. —Respondió Jeremías al robot sin dejar de ver los ojos de su padrino.

—¡Dime! ¿Qué puedo hacer por ti esta mañana? —Preguntó el robot.

—¡Apágate! —Exclamó rápidamente Jeremías y suspiró con alivio al ver que las luces rojas de Albert se apagaban.

Jeremías le explicó a su padrino que una vez encendido el robot, no podía apagarlo hasta después de que este le dé el saludo, le diga la hora y le pregunte en qué puede ayudarlo.

—Antes de que te marches te regalaré un robot nuevo. No será tan inteligente como tu Albert, pero, te aseguro que no hará ruido. — Le dijo Don Gerardo entre risas. Abrazó al niño para que supiera que todo estaba bien y lo ayudó a guardar el robot nuevamente en la mochila.

Abril

Mi vida tiene sabor a agüita de mar, se siente como un tierno y cálido abrazo y finalmente mi vida huele a vainilla, amor y esperanza. El otoño ha llegado y con él mi mes favorito del año, abril. Llevo en el corazón los gestos, acciones y palabras de amor que día a día heSigue leyendo «Abril»

Del lado de la paz

Mientras la mayoría de gente en el mundo responsabiliza a Putin del aún desconocido número de fallecidos tras la invasión rusa, Putin culpa al gobierno ucraniano por las muertes ocasionadas.  Biden por su lado, se reúne con el grupo de potencias del G-7 para establecer nuevas sanciones en contra de Moscú; todo ello en alianzaSigue leyendo «Del lado de la paz»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s