Belén Pt. 3- Excelente pregunta

Camino hacia el hotel Las Arenas, lugar en donde se realizaba la fiesta, Saúl conducía e intentaba dilucidar la cuestión. Todo lo que sabía era que Belén acababa de retornar a Lima tras la tragedia que había sufrido hace unos meses en España: Habían asesinado a su enamorado y de ese modo su amiga había perdido a quien en algunas ocasiones llamó “El amor de su vida” mediante las videollamadas que mantenían. Aunque la familia de Ernesto le pidió que no se marchara de Sevilla, ella prefirió retornar al Perú porque sentía que estando allá nunca podría superar su pérdida ni recobrar su vida.

—No entiendo por qué no ha llamado su papá. —Comentó Saúl girando ligeramente su cabeza a la derecha.

—Estoy tan sorprendida como tú bebé. —Respondió Mariana quien sentada en el asiento del copiloto delineaba sus párpados.

—Tal vez se comunicó con ella.

—Belén le escribió cuando llegamos a la casa y el señor le respondió: Ok cuídate.

—Ahora entiendo porque Belén no quiso llegar antes a la casa de su padre.

—Creo que nunca la perdonó por estudiar Gastronomía. —Comentó Mariana mientras sellaba su maquillaje con fijador. —En realidad no sé si el señor es de mente cuadriculada como para no respetar las decisiones de los demás o algo más sucedió entre ellos.

Saúl recordó que Belén le había contado que el señor Rodolfo era un padre amoroso y dedicado hasta que su pimpollo, como la llamaba cariñosamente, le contó que había decidido dejar la carrera de Derecho e iniciar la de Gastronomía pues había descubierto que su pasión por la cocina era más grande que un simple interés. Desde entonces su padre se tornó distante y al culminar la carrera Belén decidió marcharse a España junto a su madre creyendo que ahí encontraría los cuidados y la atención que su padre escasas veces le daba. Pero él siempre creyó que un vuelco de profesión no era suficiente motivo de quiebre en una relación entre un padre y su única hija; como indicó su novia, algo más debió suceder entre ellos que su amiga no les haya contado.

Llegaron al hotel y entregaron sus llaves al parqueador de autos. Mariana; quien lucía una chaqueta y unas plataformas, ambas de color dorado; dirigió a Saúl al encuentro con sus amigas y durante el camino saludaba a quienes de lejos la reconocían. Ese era el evento que Mariana había estado esperando durante los 2 últimos meses y estar ahí hizo que olvidara por un momento que en su casa se encontraba su mejor amiga. Saúl en cambio no lograba sentirse cómodo, aunque intentaba no podía alejar de su mente la idea de que Belén había retornado al Perú después de haber sido testigo del asesinato de su novio y que ahora debía iniciar desde cero posiblemente sin el apoyo de su distante y frívolo padre. Su personalidad paternal no le consentía quedarse de brazos cruzados y mientras veía bailar a su novia junto a sus amigas en la pista de baile, comenzó a pensar en las maneras en que podría ayudar a Belén. Recordó entonces que el administrador de Las Arenas, el señor Mauricio, era amigo cercano de su suegro y consideraba que Mariana o su padre debían contactarlo para consultar si contaban con una vacante disponible en alguno de los restaurantes del hotel. Belén no les había contado cuál era su plan por seguir tras su retorno al Perú, pero él creyó que quizá la amistad entre su suegro y el administrador del hotel podría representar una nueva oportunidad profesional para ella.

Eran las 6 de la mañana cuando a duras penas Saúl dirigió a la ebria y eufórica Mariana hacia su jeep y condujo por 45 minutos aproximadamente hasta llegar a la casa de playa de ella. La acostó en su habitación y se dirigió hacia a la cocina por un vaso de agua; se topó con Belén en el comedor y ella lo invitó a sentarse a desayunar.

—No te imaginas lo difícil que fue sacar a Mariana del hotel. —Dijo Saúl

—Si me lo imagino. —Respondió Belén quien sabía que su gran amiga llevaba una vida atolondrada y que en algunas ocasiones podía llegar a comportarse de manera insensata a causa de sus borracheras. —Hice jugo y la señora Eva preparó chicharrones de calamar ¿Deseas?

—Si por favor.

—¿Qué tal estuvo la fiesta? —Preguntó Belén mientras servía el calamar acompañado de un trozo de pan tostado.

—En general estuvo muy buena pero no hubo ninguna novedad comparada con la del año pasado.

—Recuerdo que nos divertíamos mucho cada vez que íbamos a esos eventos en nuestras vacaciones de a mitad de año. —Comentó Belén después de traer a la memoria las veces en que los 3 viajaban desde Lima solo para asistir a las ostentosas fiestas que Las Arenas organizaba por su aniversario en los meses de julio, fecha que convenientemente coincidía con las vacaciones de la universidad.

—Mariana y yo volvimos una vez más después de que te fuiste, pero dejamos de hacerlo por la falta de tiempo. —Comentó Saúl que al año siguiente de la partida de Belén decidió dedicarse a tiempo completo a la administración de la escuela de cocina de sus padres.

—Falta de tiempo para ti supongo. —Dijo Belén con una ligera sonrisa en el rostro.

—Así es. Desde que asumí la administración de la escuela no he tenido tiempo para mí mismo, inclusive para Mariana. Siempre se queja de que no le dedico el tiempo suficiente. —Expresó Saúl y se llevó a la boca un pedazo de calamar bañado en mayonesa.

—Me lo comentó, pero también me dijo que te admira mucho y que está orgullosa de ti. —Le dijo Belén mientras endulzaba su taza de café.

—Lo sé. —Indicó Saúl respirando profundamente y sonrió.

—Y ¿Qué hay de ti? —Preguntó enseguida Saúl.

—¿A qué te refieres?

—¿Qué planeas hacer ahora que estás en el Perú? ¿Tienes planes?

Belén posó la cucharita a un lado de su café y agachó la mirada. Levantó suavemente la taza, bebió un sorbo y respondió con voz pausada: Excelente pregunta. No tengo ni la mínima idea de lo que haré a partir de ahora con mi vida.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s